El colecho

En muchas familias a la hora de dormir se presenta el debate de si el niño debe hacerlo en su cuna o en la cama con los padres, que es la acción conocida como colecho. Esta opción genera debate sobre sus beneficios e inconvenientes, pero cada familia tiene el derecho a decidir los hábitos de sueño y la manera de dormir de sus hijos.

El colecho es simplemente una opción, no es ni mejor ni peor, es una decisión que deben tomar los padres teniendo en cuenta sus costumbres, las características personales del bebé y las suyas propias, valorando así la mejor opción según sus preferencias, ideas o circunstancias.

Muchas veces será el propio temperamento del niño el que llevará a los padres a tomar una decisión u otra, ya que hay bebés que rechazan dormir en la cuna, reclaman estar en brazos de sus padres y lloran cada vez que se les deja en ella. Además, también se suele asociar la práctica del colecho con la lactancia, ya que madres que amamantan tienen que dar el pecho varias veces durante la noche, por lo que es la opción más cómoda.

Ante esta situación, muchas familias deciden responder a lo que su bebé les está reclamando y comienzan a practicar el colecho como la consecuencia a una situación generada. Está practica tiene sus beneficios e inconvenientes:

Beneficios:

-Los bebés suelen tener un sueño más tranquilo. 

-Al dormir en la cama con sus madres, los bebés suelen mamar tres veces más que los lactantes que duermen separados, por lo que repercutirá positivamente en la salud del bebé.

-Aunque se despierten más veces para mamar, los despertares son más breves, por lo que tanto en el descanso del niño como el de la madre es mayor.

-Al dormir con los padres, nuestro bebé tendrá un sueño vigilado, es decir, aunque estemos dormidos somos también más sensibles a los movimientos del niño, por lo que responderemos con mayor rapidez a las necesidades que le puedan surgir durante la noche.

-Los bebés que duermen con sus padres lloran menos que los bebés que duermen solos.

-El colecho también le otorgará al niño efectos positivos en aspectos psicológicos, mayor autoestima, más autocontrol, mayor seguridad en uno mismo, más tolerancia al estrés, mayor nivel de optimismo y mayor grado de felicidad.

Inconvenientes: Si se produce alguna de estas situaciones, no es recomendable dormir con el niño en la misma en la cama.

-Si el padre o la madre fuman, que se comparta cama con el bebé no es lo más indicado, especialmente si su hijo tiene menos de 14 semanas.

-Si se han consumido bebidas alcohólicas.

-Si hemos tomado algún medicamento que nos haga tener el sueño más profundo de lo normal.

-Si se sufre de alguna enfermedad que pueda afectar a nuestra capacidad de reacción ante las atenciones que requiere el bebé o si alguno de los padres sufre de obesidad mórbida.

En definitiva, el colecho es una opción más, no hay decisión mala o buena, simplemente valorar los pros y contras y, si decidimos optar por esta opción, debe practicarse como algo natural y la pareja debe estar de acuerdo en que es así como quieren establecer sus horas de sueño.

http://www.elbebe.com/bebes/colecho-dormir-bebe-padres