Niños y vacaciones

Se acaba el curso en Minene y llegan las vacaciones, tan deseadas a la vez que temidas por los padres porque les esperan unos meses de descontrol y de lucha constante por la convivencia diaria al pasar las veinticuatro horas del día con sus hijos. Aunque, si seguimos una serie de pautas, las vacaciones no tienen por qué convertirse en una batalla, se puede llegar a un punto medio en el que ni los adultos se agobien ni los niños se descontrolen.

Los niños, al igual que los adultos, necesitan las vacaciones para descansar de los madrugones y del esfuerzo de cumplir una rutina y unas normas estrictas cada semana durante todo el curso. Por eso, el verano sirve para que experimenten otro tipo de rutinas y de normas que suelen ser más flexibles, por lo que es fundamental flexibilizar los horarios del curso aunque manteniendo también cierta rutina para que el descontrol no sea muy grande.

Otro posibilidad que se presenta durante el verano es llevar a los niños a campamentos, así no pierden contactos sociales, se acostumbran a seguir viendo a personas diferentes y fomentan las habilidades sociales, la independencia y la responsabilidad. Además, evitamos también que pasen largas horas delante de la tele, el ordenador o la consola.

De todas maneras, tampoco debemos ocuparles todo su tiempo libre con clases y actividades como en el período escolar, ya que tenemos más tiempo para estar con los pequeños es una buena ocasión para compartirlo con actividades de ocio como salir al campo, a la piscina, al parque, hacer visitas culturales o, simplemente, jugar con ellos en casa. 

Lo principal es no agobiarse por tener a los niños todo el día en casa y disfrutar de su compañía, así aprenderemos muchas más cosas sobre ellos y reforzaremos su confianza en nosotros.

A continuación compartimos algunas ideas que pueden ayudar a que los niños se porten bien y no se descontrolen tanto durante las vacaciones:

-Evita el estrés: Para poder disfrutar plenamente de unas vacaciones es necesario estar relajado y para conseguirlo es importante que planeéis con anticipación lo que queréis hacer durante vuestros días libres, para ello también debes hablar con tus hijos a ver lo que ellos esperan y adaptarse así los unos a los otros de la mejor manera posible.

-Responsabilidades: Dependiendo de su edad, podemos enseñarles a realizar tareas de la casa y que vayan cumpliendo responsabilidades, pueden hacerse cargo de su habitación o de tener recogidos sus juguetes y su ropa. Así, les enseñaremos a ser más responsables y sentirse parte importante de la casa y su organización.

-Reglas claras: Aunque las reglas cambien en relación a las que siguen tus hijos durante todo el curso, en vacaciones intenta aplicar también unas reglas, aunque sean más flexibles, ya que les permitirá una convivencia más armónica. Si hay horarios que cambien, como las comidas o la hora de dormir, establece nuevos horarios para que sepan que aún hay que seguir unas reglas.

-Divertirse juntos: Con la rutina y el estrés diario de todo el año, sabemos que a veces es difícil encontrar tiempo para convivir, por ello hay que aprovechar las vacaciones para jugar, reír y pasarlo bien toda la familia junta.

-Organizar actividades: Puedes organizarte los días de vacaciones con los planes de cada jornada, para ello nos podemos servir de un calendario en el que ir anotando los museos, parques o actividades que hacer cada semana, eso sí, deja algunos libres para simplemente no hacer nada.

-Visitar familiares: Estas fechas son muy apropiadas para realizar visitas a familiares, incluso si los niños tienen cierta edad pueden pasar unos días con los tíos o los abuelos sin la compañía de sus padres. De esta manera, aprenderán también otros tipos de convivencia y costumbres y toleraran la separación de los padres.

-Viajar: Aunque todo suele estar más masificado en la época de vacaciones, si las agendas de papá y mamá lo permiten, podéis organizar un viaje familiar, siempre hay hueco para una pequeña o gran escapada, que además son muy necesarias.

En fin, sea cual sea tu situación, si tus hijos están de vacaciones, desempolva el niño que llevas dentro y sal a montar en bici con ellos, cocina, has manualidades e incluso rompe un poco con las reglas. Los principales ingredientes para pasarlo bien con la creatividad, paciencia, tolerancia al cambio de planes y ganas de disfrutar.