El lenguaje

El aprendizaje del lenguaje es una herramienta importante en el desarrollo de un niño, por lo que debemos ayudarle a potenciarlo y trabajarlo desde los diferentes ámbitos sociales en los que se mueve el pequeño. Para ello debemos tener en cuenta una serie de factores y técnicas que poner en práctica para que nuestros hijos vayan adquiriendo un buen dominio de la lengua.

Aprender a hablar es uno de los logros más importantes de las primeras etapas de la vida, el aprendizaje de la lengua está marcado pro una serie de factores que afectan a su desarrollo y que interactúan entre sí para dar lugar a la formación del vocabulario, del lenguaje de nuestro pequeño. Estos factores predominantes suelen ser de tipo social, perceptivo, procesamiento cognitivo, conceptual y lingüístico.

Además de la importancia de dichos factores, varias investigaciones aseguran que el aprendizaje y desarrollo del lenguaje en los niños también se ve influenciado por muchos aspectos de la experiencia y la capacidad humana, mientras que desde a Asociación Española de Pediatría aseguran que existen cuatro factores determinantes e el desarrollo del lenguaje.

1. La herencia genética.

2. La familia y el entorno en el que se mueve el niño.

3. Factores externos como el ambiente social.

4. La escolarización.

Aspectos que marcan el desarrollo del lenguaje

Los niños aprenderán a hablar de manera progresiva aunque habrá períodos en los que consigan más avances que en otros, edades en las que van a ser capaces de alcanzar ciertos logros:

-Cuando apenas es un bebé empezará a sobresaltarse con los ruidos y querrá averiguar de dónde provienen, es una reacción natural que ocurre por medio de la estimulación auditiva, por lo que el buen funcionamiento del oído es un aspecto fundamental para  el desarrollo del lenguaje.

-En torno a los 9 meses el niño ya empieza a balbucear y pronto aprenderá a decir palabras sencillas y más comunes como papá y mamá y a reproducir sonidos más simples.

-A partir de los 12-15 meses los balbuceos aumentan, eso quiere decir que vuestro hijo ya ha adquirido la capacidad de imitar algunos sonidos y palabras. Además, en esta etapa también es capaz de entender órdenes simples.

-De los 18 a los 24 meses ya tiene un vocabulario que oscila entre las 20 y las 50 palabras. A los 2 años comienza a combinar palabras y es capaz de señalar partes de su cuerpo y objetos habituales, así como de seguir algunas instrucciones sencillas. Un niño de 2 a 3 años de edad ya es capaz de formar frases y se le entiende bastante bien todo lo que habla.

A partir de este punto, el niño ya entiende conceptos y órdenes más complejas, también comprende algunos verbos y se les puede entender perfectamente gran parte de lo que hablan.

Cómo favorecer el desarrollo del lenguaje 

El ambiente en el que crezca el niño va a ser determinante en el desarrollo del lenguaje. De ahí que sea importante que, desde que nace, sea estimulado positivamente para que aprenda a expresarse de manera correcta y fluida.

Para ello habrá que dedicarle tiempo al niño para comunicarse con él, puedes hacerlo leyéndole cuentos, cantándole canciones y jugando a juegos en los que vaya adquiriendo herramientas de lenguaje. Si es importante estimularlo, igual o más importante es también usar un lenguaje correcto, una buena articulación de las palabras y un buen uso del vocabulario, para que los pequeños aprendan a hablar con propiedad.

Para que entiendan todos estos conceptos, la mejor opción es hablarles de manera sencilla, directa y lenta, así les será más fácil poder imitar los sonidos que escucha.

Cuándo hay que preocuparse

Cada niño se desarrolla a un ritmo diferente, pero hay ciertos comportamientos que deberíamos vigilar por si observamos alguna anomalía que podamos corregir a tiempo. Por ejemplo, si tu pequeños tiene menos de 1 año y no responde a los sonidos ni vocaliza, no hace gestos, no señala o no es capaz de decir adiós con la mano con el año ya cumplido, sí que sería apropiado acudir a algún especialista.

También deberíamos vigilarlo si a los 18 meses prefiere gesticular que hablar o si a los 2 años no es capaz de decir ya varias palabras o frases y no utiliza el lenguaje para comunicarse.

De todas maneras, tampoco hay que alarmarse, ya que un problema atendido a tiempo puede ahorrar futuras complicaciones, por lo que observar permanentemente a nuestros hijos y dedicarles el tiempo y la atención suficiente es de vital importancia para el desarrollo de su buen vocabulario y lenguaje.

 

https://eresmama.com/influye-en-el-desarrollo-del-lenguaje/