Pis en la cama

Una de las etapas más importantes en el crecimiento de tu pequeño es el momento de quitarle el pañal, tendrá que aprender a controlar su esfínter y a hacer pis donde y cuando es oportuno, eso sí, con ayuda de mamá y papá porque no va a ser una tarea fácil. Es normal que se les escape en más de una ocasión el pis en la cama y esto les haga sentirse mal, pro lo que debemos ayudarles a superar esta fase con mucha paciencia y siguiendo algunas pautas como las que os recomendamos en esta nueva entrada.

Desprenderse del pañal es una etapa importante en el paso de tu hijo de ser un bebé a un niño, por lo que ayudar a tu pequeño a que no moje la cama es un asunto al que debes prestar mucha atención y, aunque antes de los 5 años es normal que ocurra, pasada esa edad si que habría que tomar medidas en el caso de que se siguiera produciendo.

Por lo general los niños suelen mojar la cama porque no tienen consolidado aún el hábito de sentir la necesidad de orinar y acudir al baño o porque su vejiga aún no se ha desarrollado por completo. Además, los meses de frío en los que nos encontramos tampoco van a ayudar en la tarea de quitarle el pañal a tu pequeños y que no se le escape el pis por las noches, quizás es mejor hacerlo en épocas con mejores temperaturas, pero, si los escapes son constantes, lo primero que se debe hacer es consultar son su pediatra para descartar cualquier problema de salud.

Factores a descartar antes de iniciar un tratamiento

-Apnea del sueño: Si tu pequeño ronca o tiene otros síntomas que puedan estar relacionados con la apnea del sueño, es conveniente realizar unas pruebas médicas.

-Infecciones: A veces las pérdidas de orina pueden producirse por alguna infección urinaria, por lo que también sería importante descartar esta afección en el niño.

-Diabetes: La diabetes infantil también puede ocasionar que un niño moje la cama debido a que la dificultad del organismo para procesar la glucosa altera muchas de las funciones normales del cuerpo, así que debemos descartar también cualquier anomalía de este tipo.

Recomendaciones para que los niños no mojen la cama

-Horarios e hidratación: Una buena opción sería fijar unos horarios para que los niños beban líquido, aumentando a lo largo del día la cantidad que consumen y reduciéndola durante la noche para que no tengan necesidad de orinar mientras duermen.

-Recesos para ir al baño: Introduce en la rutina de tu pequeño paradas para ir al baño aunque no te lo pida, lo recomendable es hacerlo cada dos o tres horas y antes de ir a la cama.

-Alimentos irritantes: Evita que tus hijos consuman bebidas o comidas irritantes, sobre todo por la noche, ya que las bebidas con cafeína, cítricas, cacaos y sabores artificiales pueden irritar la vejiga de los pequeños.

-Estreñimiento: El recto se encuentra detrás de la vejiga por lo que el estreñimiento puede desencadenar un problema urinario, especialmente por las noches. De nuevo es importante consultar con el médico para descartar cualquier problema de estreñimiento.

-Sin castigos ni enfados: Evita recurrir a los castigos y enfadarte con tu hijo porque moje la cama, eso no le ayudará a aprender y a avanzar en su proceso de dejar el pañal. Para ellos ya es incómodo y vergonzoso la sensación de sentirse mojados, especialmente cuando son más mayores, por lo que necesitan sentirse apoyados. Hazle saber que no está solo en el proceso y que es normal que su organismo funcione diferente.

-Incentivos y motivación: Además de para el aspecto físico, también hay que buscar soluciones para la parte emocional de tus hijos, que se ve afectada cuando mojan la cama. Como idea, puedes poner estrellas o caras sonrientes en un calendario marcando los días en los que tu pequeño se mantiene seco al dormir. Es importante también reconocerle cada pequeño avance, recompénsale los logros y hazlo sentir seguro y cómodo.

Además de estos consejos también puedes llevar a cabo algunas medidas como comprar un colchón o una funda impermeable y hacer más estrictas las rutinas de alimentación, hábitos de sueño y visitas periódicas al baño. También existen medicamentos para controlar los escapes nocturnos, pero no es recomendable recurrir a ellos si su pediatra no los recomienda.

Es fundamental que, aunque trates de buscar una solución rápida al problema, debes tener en cuenta que se trata de un proceso de aprendizaje que requiere tiempo y en el que debes guiar a tus hijos. Si se hace con amor y dedicación obtendremos los mejores resultados para ti y tu pequeño.

 

https://eresmama.com/9-tips-ayudar-hijo-no-moje-la-cama/