Qué y cuándo regalar

Con las fiestas navideñas ya encima, nos asaltan las mismas dudas de todos los años por estas fechas, qué es mejor regalar a los niños para Papá Noel o para Reyes o será mejor repartirlos entre las dos fiestas. Además, cómo evitamos que lo material adquiera más protagonismo para el niño. Son dudas que inevitablemente tenemos estos días y a las que vamos a tratar de poner solución.

En Navidad solemos reparar menos en gastos que en otras épocas del año, algo que acaba notándose en nuestro bolsillo y que puede hacer que los niños se conviertan en pequeños consumistas incapaces de valorar lo que tienen. Por eso, para poner freno a estas posibles consecuencias negativas de los regalos navideños, podemos seguir dos consejos.

En qué fecha regalar

Antes de decidir en qué fecha regalamos debemos hacerles entender a nuestros hijos que no todo lo que quieren se puede tener, explicándoles también que los regalos no son gratuitos, sino a cambio de que se los hayan merecido teniendo un buen comportamiento durante el año. Además, también es importante ponernos de acuerdo con la familia para evitar que el niño reciba una gran cantidad de regalos en Navidad.

En cuanto a la fecha más apropiada para regalar a los pequeños, lo suyo es celebrar a lo grande una de las fiestas y guardarles un detallito para la otra, la elección del día en concreto ya depende de las tradiciones de cada familia.

Si escogemos concentrar la mayoría de los regalos para Papá Noel, los niños dispondrán de más tiempo para disfrutar de los juguetes durante las vacaciones. Sin embargo, regalar en Reyes es una tradición más nuestra y para los niños puede ser una buena manera de aprender a esperar y recibirán los juguetes con más entusiasmo.

Escoger el regalo adecuado

A la hora de elegir los regalos de los pequeños es importante tener en cuenta varios aspectos, debemos hacer coincidir sus preferencias con lo que a nosotros como padres nos parece más adecuado para ellos y evitar así que tengan un exceso de regalos, ya que les abruma, les pone nerviosos y les impide disfrutarlos en condiciones.

Debemos tener también presente que el mejor juguete no es el más caro ni el que más se anuncia en la tele, sino el que más incita al niño a inventar nuevas formas de jugar y a poner en práctica nuevas habilidades.

Por último, cuando nuestros hijos reciban los regalos de los distintos familiares, es importante que se los sepamos administrar, e incluso guardarle alguno para más adelante, con el objetivo de que no se agobien y de que puedan usarlos todos dedicándole el tiempo que merece cada obsequio.

En cualquier caso, sea cual sea la fiesta que más se celebre en vuestra familia y los regalos que elijáis para los niños, deberíais concebir la Navidad como una ocasión ideal para demostrar a vuestros hijos cuanto los queréis y para recordar con ellos vuestra infancia. Así conseguiréis transformar el aspecto consumista de estas fechas en sentimiento de cariño y tradición familiar.

http://www.crecerfeliz.es/Ninos/Desarrollo-y-aprendizaje/Demasiados-juguetes