Escuchar a los niños

Escuchar a los niños es un elemento indispensable para su educación, aunque sean demasiado pequeños para tomar decisiones o expresar opiniones, tu hijo tiene sus propios sentimientos, experiencias y deseos y escucharlo te permitirá saber lo que necesita y prepararlo mejor para enfrentar obstáculos futuros. Por eso, en esta nueva entrada vamos a explicar la mejor manera de escuchar a los pequeños, prestándoles atención a todo lo que nos cuentan.

 Ponerles atención a tus hijos es un elemento fundamental para su educación, somos sus confidentes y un pilar en el que encontrar apoyo y debemos demostrárselo. Sin embargo, con el trabajo, las responsabilidades y la falta de tiempo, a veces no les dedicamos todo el tiempo que requieren, pero si ponemos un poco de nuestra parte podemos conseguirlo.

Y es que, aunque sean pequeños, los niños también tienen problemas y necesitan de atención y consuelo, por lo que debemos estar disponibles y atentos cuando nos hablen. En este sentido, debes asegurarte de que siempre puedan contar con tu presencia cuando quieran confiar en ti, por lo que es importante que siempre los escuches, que respetes sus sentimientos y que sientas curiosidad por todo lo que les rodea. Ser escuchado por sus padres le ayudará a desarrollar una imagen positiva de sí mismo y a mejorar la autoestima.

Además, al ser escuchados tendrán una sensación de calma que les hará más fácil compartir contigo las ansiedades y las dificultades a las que quieren poner solución. Este les permitirá volver a ti en otras ocasiones en las que vuelvan a tener problemas, lo que hará que la relación fluya entre padres e hijos.

Una buena escucha requiere de:

-Actitud: Cuando vayas a escuchar a tu hijo es recomendable que dejes de hacer todo lo que estuvieras haciendo y te centres solo en lo que te está contando el niño.

-Tiempo: Dale a tu hijo todo el tiempo que necesite para expresarse, sin presiones, debemos escuchar atentamente como nos cuenta sus deseos, sus percepciones, sus problemas, alegrías y expectativas.

-Espacio: Propicia que la conversación se dé en un lugar tranquilo en el que se sientan cómodos y ofreciéndoles nuestra sincera confidencialidad, les será más fácil abrirse.

-Atención: Los niños necesitan sentir que son el centro de tu atención y que estamos interesados en lo que nos están contando.

-Sin interrupciones: Permite que tu hijo pueda hablar sin interrupción y deja que termine su discurso, ofrécele espacio para que hable lo que quiera y como quiera expresarlo, ya habrá ocasión de corregirle si es necesario.

-Corpalidad: Cuando hablemos con ellos debemos mostrarnos lo más abiertos posibles para darles total confianza, debemos estar en una postura relajada, amable y tratándoles con todo nuestro cariño.

Como ya hemos explicado, escuchar a los niños contribuye de forma significativa a su crecimiento como persona, ya que les permite abrirse más fácilmente a los demás y expresar sus necesidades, preocupaciones y alegrías. Pero saber escuchar también es un arte que los padres tienen que aprender a potenciar y que además garantizará un impacto positivo en su educación y evolución.

https://eresmama.com/la-importancia-de-escuchar-a-los-ninos/