Alergias infantiles

En la actualidad cada vez están más a la orden del día las alergias e intolerancias alimentarias, aumentan considerablemente el número de personas con este problema, un problema que en los Centros Infantiles hay que tener muy en cuenta a la hora de cocinar para los pequeños, ya que va a condicionar la calidad de vida del niño y de sus padres. Por eso, en esta nueva entrada vamos a explicar cuáles son los factores de riesgo y cómo podemos contrarrestarlos. 

Las alergias alimentarias al huevo, a la leche, a los frutos secos o al pescado, son las más frecuentes en los niños, además, cada vez aumenta más el número de niños con alergias, un 2% cada año, por eso es de vital importancia que el profesorado de los colegios y guarderías reciba formación para enfrentarse a casos de reacciones alérgicas graves.

El aumento de las alergias se relaciona con un desequilibrio del sistema inmunitario, un desequilibrio que puede estar causado por factores externos como la contaminación, el uso de antibióticos o el aumento de cesáreas. Estos factores ambientales, unidos a factores genéticos, pueden alterar la maduración del sistema inmunitario.

¿Qué es la alergia y como se desarrolla?

La alergia es una hipersensibilidad del sistema inmunitario que sucede cuando dicho sistema reacciona de forma excesiva frente a sustancias normalmente inofensivas, como pueden ser determinados alimentos y puede ser un indicio de que el sistema inmunitario está desequilibrado.

Aunque no todos los niños nacen con alergias, estas afectan cada vez a más personas llegando en la actualidad hasta el 40% de la población mundial. Una de las alergias más frecuentes en la infancia es la alergia a la proteína de la leche de vaca, que padecen del 2 al 5% de los lactantes.

¿Cómo se si mi hijo es propenso a tener alergias?

Los niños con antecedentes familiares de alergias presentan más riesgo que los demás, si un progenitor padece alergia, la posibilidad de que su bebé se vea afectado es del 20 al 40%, si ambos están afectados entonces la probabilidad aumentará hasta el 60%.

También los bebés nacidos por cesárea tienen un mayor riesgo de desarrollar una alergia, ya que en un parto vaginal el bebé se ve expuesto a una gran cantidad de bacterias cuando viaja a través del canal del parto, son bacterias beneficiosas que ayudan al desarrollo de un sistema inmunitario equilibrado.

El uso de antibióticos y vivir en áreas con alta contaminación, son otros de los factores de riesgos que pueden hacer que tu bebé sea más sensible a desarrollar una alergia.

¿Cómo controlar las alergias?

-Lactancia materna: La leche materna es el mejor alimento que puedes ofrecer a tu pequeño, ya que contiene todos los nutrientes que su organismo necesita y la cantidad perfecta para su correcto desarrollo. Además, se transmiten al bebé una serie de anticuerpos que le ayudan a evitar infecciones, le garantizan una flora intestinal equilibrada y contribuyen a regular su respuesta inmunológica frente a las enfermedades más comunes de esta etapa.

-Cuida su alimentación: Si por distintas cuestiones no puedes mantener la lactancia, lo mejor es darle a tu hijo una leche de fórmula con fibras prebióticas y probióticas que ayudan a mantener su sistema digestivo en perfectas condiciones, y es que, hasta los dos años el niño no alcanza la flora intestinal definitiva.

-La nutrición es clave: Además de proporcionar a tu bebé la energía y los nutrientes que necesita para crecer, la nutrición es importante para ayudar al desarrollo del sistema inmunitario. Una dieta suplementada con simbióticos, que es una combinación de los prebióticos y probióticos que hemos comentado anteriormente, puede tener un efecto positivo sobre el intestino y el sistema inmunitario del bebé.

En definitiva, el desarrollo y el mantenimiento de una buena flora bacteriana en el intestino, ya que en el reside en torno al 70-80% de nuestras células inmunitarias, y un sistema inmunitario equilibrado, ayudaran a reducir el riesgo de padecer alergias.

https://www.crecerfeliz.es/el-bebe/salud-recien-nacido/g98794/bebe-aumento-alergias-prevenir-simbioticos/