Mi hijo no habla

¿Existe una edad concreta para empezar a hablar?

Desde el momento en el que nacemos, comenzamos a desarrollar nuestra atención por el mundo que nos rodea.

Conforme un bebé va creciendo, comienza a buscar con su mirada la voz de su madre que está hablando a su alrededor. Además, inicia su comunicación con balbuceos de manera azarosa.

 

Sobre los 2 años de edad, los pequeños comienzan a dominar la pronunciación de algunas palabras, aunque esto no significa que siempre sea de este modo.

Por ello, es muy importante saber que cada persona desarrolla habilidades y destrezas a su tiempo.

Conocer  el motivo de la falta de comunicación

Generalmente, la razón por la cual el pequeño no ha comenzado a comunicarse de forma adecuada, está relacionada con la crianza. No obstante, también podremos sospechar de alguna dificultad propia del niño, más allá de la poca estimulación.

Por su parte, hay niños de dos años de edad que pueden no haber articulado palabras durante sus primeros años de vida. En este caso, si resulta relevante acudir a un pediatra que examine la capacidad del habla de tu hijo.

Es fundamental que se detecte cualquier inconveniente relacionado con el habla de inmediato, para comenzar el tratamiento correspondiente. Cuanto antes se intervenga, mejores serán los resultados para el niño.

¿Qué hacer para estimular a la comunicación?

1.         La principal fuente de aprendizaje de los niños es la imitación de las acciones de los padres. Por eso, es importante que hables de manera adecuada frente a ellos, con la enunciación y las palabras correctas. Utiliza un vocabulario simple (chupete) pero no infantil (“tete”). Usa palabras, no onomatopeyas o no-palabras.

 

2.         Comienza a hablar con tus hijos desde el momento en el que nacen, para incitar la necesidad de imitar los sonidos.

3.         Leer cuentos es muy importante para estimular el habla y mejorar la comunicación

4.         No te rías ni estimules a cualquier error de pronunciación que pueda cometer tu hijo. La idea no es regañarlos, sino corregir a través de tu ejemplo.

                                                        

5.         Crea juegos que llamen la atención de tu pequeño y que estimulen el habla, como que identifique el sonido de los animales.

 

 

 

Factores que interfieren en el desarrollo del habla

Existen diversas causas que pueden estar impidiendo que tu hijo se logre comunicar de manera adecuada.

. Problemas en la boca, lengua o en el paladar del niño

Muchas veces, la falta de desarrollo lingüístico está asociada a un impedimento físico. Por lo tanto, resulta importante acudir a un especialista en el área para llevar a cabo el diagnóstico correcto, en caso de haber uno.

.Problemas en la audición

Claramente, si un niño no audita de manera adecuada los sonidos de su alrededor, le será difícil comprender el lenguaje.

En estos casos, el problema en la fonación correcta está relacionado con el desconocimiento de cómo se pronuncian las palabras de manera adecuada.

.Problemas motores

Ya que es el cerebro quien se encarga de que podamos entender el lenguaje que nos rodea para formular una respuesta verbal, quizás el problema puede estar relacionado a una falta de coordinación cerebral.

Podrás notar una dificultad en llevar un control en el movimiento de la mandíbula, los labios y la lengua. En estos casos, se recomienda acudir con un profesional a una edad temprana.

¿En qué momento se debe recurrir a un profesional?

El obstáculo principal de los problemas de comunicación de los pequeños, suele ser la falta de atención de los padres con respecto a la necesidad de tratar el problema lingüístico. Así que una vez aceptada la posibilidad de que podría existir un problema, será más fácil llegar a la raíz del inconveniente.

Será el médico pediatra quien evaluará a la capacidad de habla del niño para referirlo al especialista adecuado que lo trate de acuerdo al problema.

Tratar los problemas del habla desde los primeros años de la infancia permite que el individuo evolucione de forma adecuada y pueda comunicarse correctamente de manera rápida.

Al identificar el inconveniente y realizar el tratamiento adecuado se necesitará la ayuda de un terapeuta del lenguaje o logopeda. Éste se encargará de trabajar con tu hijo en las fallas que tiene en relación a su capacidad de comunicación en camino a una mejoría efectiva.

De la misma manera, los padres pueden continuar la terapia en casa con ejercicios de habla que refuercen el progreso realizado.

https://www.educapeques.com