Hábitos de sueño: La siesta

¿A qué padres no les ha pasado esta situación? Los niños dan señales de estar exhaustos y de que necesitan dormir. Bostezan, se frotan los ojos, lloran o se tienden en el suelo, pero ni hablar de hacer la siesta.

Están tan interesados en lo que hacen que no quieren perder el tiempo durmiendo porque tienen mucho que ver, hacer y aprender. También empiezan a entender que son independientes, por lo tanto intentan manifestar esa independencia cada vez que pueden y negarse a dormir la siesta es una forma de establecer una lucha de poder contigo.

Con lo cual, para conseguir que los peques hagan su ratito de siesta, siguiendo estos cuatro pasos quizás nos sea más fácil alcanzar nuestro objetivo:

  1.Reduce tus expectativas: De bebés los niños llegan a dormir dos o tres siestas diarias, pero entre los 1 y los 3 años harán tan solo una, por lo que hay que intentar que la siesta sea justo después del almuerzo para que no quede demasiado cerca de la hora de irse a la cama.

  2.Ritmo de siestas: Los niños necesitan rutinas para sentirse seguros, si tu hijo hace las mismas cosas cada día le costará menos obedecer tus indicaciones cuando tenga que irse a la cama.

  3.Conciliar el sueño solo: Cuando aprendan como relajarse para dormir por las noches sin que los mezas, les cantes o los amamantes, harán lo mismo durante el día a la hora de la siesta.

  4.Firmeza y tranquilidad: Resulta cansado batallar diariamente con los niños para conseguir que duerman la siesta. Sin embargo, no debes dejar que noten que perdemos los nervios, debemos mantenernos firmes y tranquilos y seguir unas mismas rutinas y pautas diariamente.

 

http://espanol.babycenter.com/a5900022/qu%C3%A9-hacer-cuando-tu-hijo-no-quiere-hacer-la-siesta

Fuente: Escrito para BabyCenter en español y aprobado por la Junta de Asesores Médicos de BabyCenter en español.